Home Historias de vida Préstame a tu hijo.

Préstame a tu hijo.

by Mar Marquez
Préstame a tu hijo.

Préstame a tu hijo.

Solo quiero ser madre por un rato.


Voy a cumplir 38 años y estoy rodeada de coetáneos embarazados, recién paridos, o en plena búsqueda de. Yo sabía que este momento iba a llegar y estaba preparada: lo he meditado, analizado, debatido y leído.

Me he subscrito a la mayoría de páginas feministas que han aparecido en mis propuestas de Facebook. Unas 12 páginas que se dan la mano y se alzan trazando un círculo protector a mi alrededor; un escudo contra las frases telepáticas y miradas que una cree recibir y que probablemente no reciba más que de sí misma: un castigo autoimpuesto por las propias creencias.

Movimiento NoMo, mujeres Panks, el estigma de las mujeres que no quieren ser madresartículos que reivindican tu derecho a no ser madre(enlaces al pinchar en lo subrayado). Esto existe, es real, sufrimos, sí, ¡del verbo sufrir!, una presión que nos puede llegar a hacer algo de mal. Pero siempre mantendré, que la peor enemiga que he tenido he sido yo misma.

En menos de 15 días me han dicho dos personas diferentes que habían soñado que era madre de una niña, mi tío me dijo que sabía que nunca iba a ser madre, una conocida de la infancia me pregunto ‘y tú qué’ después de saludar a su retoño, ha salido sobre una mesa para dos el debate paternal, he sentido una tristeza cercana por una semilla sin germinar , he tenido una oferta de amamantamiento, y he vivido un día de Reyes con sobrinos de 4 a 16 años que bien me hace plantearme la maravilla de la maternidad.

He trabajado muchos años rodeada de mujeres, y conforme pasaban éstos aumentaban las preguntas y las certezas: ‘a ti ya te queda poco’. ‘Si realmente hubieras querido ser madre, lo habrías sido, lo de tus parejas son excusas’ me llegó a decir una embarazada que creía amiga. ‘La mejor edad es antes de los 30’ me soplaban al oído aires del este europeo. ‘¿Es que tu novio no quiere?’, ésta era de las más votadas.

No voy a sacar las uñas. No voy a lanzar ningún discurso de machismos ni patriarcados, al revés, me voy a alegrar por todos mis amigos que no son atacados con estas bombas de humo psicológico.

Me alegro de haberme preparado para esto, ya llevo algunos años en este tramo y he ido entrenando mi pensamiento, para no entristecer, para no dudar, para no odiar, para no oír ningún Tic-Tac, para comerme el arroz en su punto.

Lista de temas superados:

1 Miedo a arrepentirme cuando sea ‘demasiado tarde’.

2 Miedo a no tener unas navidades en familia, a envejecer sola, hablando sola, con la barbilla llena de pelos.

3 Creer que soy egoísta y avara de tiempo, dinero y vivencias.

4 Creer que no soy una mujer completa porque jamás quise ser madre soltera

5 Creer que soy una persona infantil, en un sentido peyorativo

6 Miedo a quedarme fuera de mi sistema de personas queridas, porque ellas si tienen hijos y se entienden entre sí.

7 Sentir nostalgia de no poder reproducir las maravillas de mi infancia.

8 Sentir rabia de no poder demostrar socialmente mi rol como madre.

9 Sentir tristeza caprichosa de no poder jugar a la educación de un ser vivo, y ver cuál es el resultado.

10 Culpar a mis ex parejas de no haber sido madre.

Nunca he hecho una propuesta seria a nadie, que quede claro.

Me encantan los niños, amo los bebés y me flipan los adolescentes. Me encantan las madres y los padres, verlos lidiar, disfrutar, esas miradas cómplices que les une. Me duele también ver esas discusiones tontas que les separa, fruto del agotamiento.

Yo quiero salir de trabajar, tomarme un vino y no saber a qué hora acabaré.Quiero aceptar propuestas indecendes una noche cualquiera, quiero viajar sin planear e ir a clases de baile sin negociar. Quiero dormir las horas calculadas en mi reloj despertador y oir 3 o 4 canciones antes de levantarme. Quiero rehacer una y otra vez mi vida laboral y emocional a mi antojo.

Evidente decir que ni mejor ni peor, sólo yo, la misma que quiere que le prestes a tu hijo, para sentir que soy madre por un rato.

El rol de la mujer ha tenido innumerables peripecias y giros durante la historia de la humanidad. Los roles más habituales han sido de sacerdotisas, madres y prostitutas. Pero no han sido los únicos. Este libro pasa revista a los numerosos modelos de mujer que han hecho posible que la humanidad haya llegado a la actualidad como la especie animal de mayor éxito de supervivencia. Los tiempos, pueblos y religiones visitados incluyen:SumeriosMedosAsiriosHititasCaldeosPersasMinoicosPartosEgipciosGriegosMicenasEspartaAtenasEtruscosRomnosEl Imperio romanoEl Imperio romano de OrienteVikingosGermanos o TeutonesGodosFrancos.HunosCeltasLa Edad ediaLa Edad ModernaEl siglo XIXLa actualidadJudaísmoCristianosCatólicosOrtodoxosProtestanteIslámicosBudismoBudismo ZenConfusionismoHinduismoAnimismo

Entradas Relacionadas

Leave a Comment