Follamigos

by Mar Marquez
Follamigos

Follamigos. ¿El lenguaje condiciona el pensamiento?

Los neologismos como escape al determinismo de Sapir.


Amigovios, follamigos, amigos con derecho a roce, rollete, parejas de fin de semana, no monógamas, swinger, cada-uno-en-su-casa, poliamor, anarquía relacional, relaciones abiertas, relaciones online… ¡es agotador!

El lenguaje evoluciona adaptándose a las necesidades de sus hablantes, ya lo sabemos. Parimos vocablos empujados por la necesidad de explicar los tintes del nuevo marco social.

Vale, sí, muy bien, gracias, entonces…¿qué hago, como en la peluquería cuando me dan la carta de colores? ¿Elijo el que está de moda? ¿Apunto hacia mi yo más salvaje o me muestro más acorde a lo común? ¿En serio tengo que pensar y decidir qué palabra usaré para que la mayoría de los mortales me puedan entender?

No puedo.

Yo, que creo en el relativismo lingüístico de Sapir, me aterrorizo si debo coser un traje de palabras donde encorsetar mis relaciones con el mundo.

La contaminación de derechos y obligaciones que alberga la palabra novioes directamente proporcional al sistema de ejemplos y aprendizaje de cada uno. No olvidemos incluir ahí las horas de exposición televisiva.

¿En cuántos casos la palabra es la que propone a los integrantes el patrón de comportamiento, y no a la inversa? ¿Por qué un neologismo nos va a salvar de esta trampa? ¿Hasta qué punto nos dejamos influenciar por la palabra escogida?

Aquí hay una lavada de manos en toda regla. Una falta de responsabilidadde ambas partes respecto a la relación amorosa que acaban de comenzar o terminar.

El lenguaje es una herramienta de tal precisión que nos provee capacidad suficiente para llegar a los acuerdos más enrevesados, tradicionales o frikis entre las partes. No es el culpable de nuestra incapacidad de afrontar conversaciones emocionales.

Solo hay que pararse a pensar y conversar; cuáles son mis deseos, necesidades, y límites.

Ese es el mundo que el concepto de Poliamor presenta.

Para los más alejados del concepto de Poliamor ;no se tratar de follar todo lo que se menee, sino una serie de principios que intentan definir las mil maneras de querer y dejarse querer sin perecer en el intento, o al menos evitando el sufrimiento, basándose siempre en la honestidad, el respeto y grandes dosis de comunicación de calidad en todos los sentidos.

La RAE no lo tiene en su regazo aún, por el contrario, no ha tenido esa suerte esta del follamigo que, tras la ducha de moral hirviendo,se convirtió en amigovio, término que jamás he oído en las calles de mi país.

Amigovio: persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo.

RAE

No es menor compromiso formal, señores de boli bic, es un intento de evitar el determinismo lingüístico. Y para ello, Alerta Cobra: pensar y dudar de todo aquello que entre en conflicto con el sentido común de mi buen hacer.

http://culturacolectiva.com/el-rey-mas-promiscuo-del-mundo-enrique-viii/

Es un gran cuadro de 2,3 x 1,3 m copia de un original perdido de Hans Holbein el Joven, que se conserva en la Walker Art Gallery de Liverpool. El original de Holbein fue destruido por un incendio en 1698.

“Enrique nunca fue conocido por la fidelidad que le profesaba a su esposa, pero a pesar de eso seguían juntos. Después, Ana Bolena cautivó al rey con su destreza intelectual, pues a Enrique le gustaban las mujeres inteligentes y cultas. Sin lograr anular su matrimonio de 25 años por vías legales separó a todo su país de la Iglesia romana y fundó la Iglesia anglicana, ésta sí le permitió divorciarse de Catalina y casarse con Ana Bolena. Todo esto pasó a la historia con el nombre de “La cuestión real”.”

Entradas Relacionadas

Leave a Comment