Home Historias de vida La bacanal de los sentidos

La bacanal de los sentidos

by Mar Marquez
La bacanal de los sentidos

La bacanal de los sentidos

Zarandéame y hazme despertar.


Vengo a mi dormitorio riéndome desde la cocina; ha llegado el calor , las ventanas abiertas dejan escapar los íntimos sonidos del hogar y las 8 de la tarde es una muy buena hora para follar; pero es que no solo se hallan en el menester los vecinos del ala norte, una vez me siento en la cama oigo también gemidos en la pared contígua a mi habitación.

¿Cuántos vecinos de mi manzana estarán follando en este preciso instante? Irremediablemente la divertida escena de los orgasmos en Amelie se me viene a los ojos…

A los ojos, sí. No a la mente; a los ojos.

Porque una vez visto algo con este sentido minucioso, la imaginación, tristemente, ya no ocupa mucho lugar.

No se con qué excusa me llamó un amigo hace unos días para terminar soltándome a borbotones la experiencia que acababa de vivir la noche anterior.

“Mar, la mejor noche de sexo que he tenido en mucho tiempo. No sé como pasó… la chica no es mi tipo,¡no me gustaba!, pero una cosa llevó a la otra y terminamos en la cama pasando una noche increíble”

No paraba de repetirme: ¡si a mi no me gustaba! ¿Cómo pudo pasar?

En los detalles minuciosos de la conversación se hallaba la respuesta: le gustaba su olor, su forma de hablar, su forma de seguirle el juego, le volvió loco el tacto de su piel, su forma de sentir, gemir, sus orgasmos, sus ganas de divertirse en la cama.

¡Ojo al dato, señores, ojo al dato! (Agradecida de haber crecido en los 80 con esos Cruz y Raya…jajajajaj)

¿Dónde están los ojos en esta ecuación pasional que me contaba mi amigo?

Conocí a Diego Jimenez en su taller El Placer de Sentir (Taller de CrecimientoErótico y Emocional)y sentada en un cojín en las conclusiones finales después de la práctica, solo acerté a decir: Gracias, porque hoy le he perdido el miedo a la ceguera.

(Sentido que siempre me había horrorizado perder, será porque ya tengo papeletas en el camino de la sordera y la historia de Helen Keller siempre me ha apasionado y aterrado a la vez)

Firma Ortega y Gasset — ‘La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora’ — así como Patricia firma en la puerta de un baño público — La belleza está en el interior, que pena que nadie mire dentro de ti, solo a los guapos de piel y pelo, y no de corazón y alma’ (Al lado de Chuck Norris cagó en este lavabo — y otro que le responde — Yo también pero he cagado en el váter, no en el lavabo)

No voy a negar, es más la aplaudo y la practico enormemente, la sensualidad y el placer erótico que aporta el sentido de la vista pero debemos plantearnos cuánto porcentaje le estamos dando a la hora de estimularnos y cuánto espacio le estamos dejando a los demás.

¿Realmente le estoy sacando partido sexual al resto de sentidos? ¿En qué momento dejé de dar besos en el cuello, cuándo fue la última vez que regalé un masaje erótico? Incluso en propios estímulos visuales como son la lencería o los disfraces, ¿me he parado a sentir el tacto del tejido? ¿He elegido disfrazarme también con un olor, con una canción? ¿Tengo algo que decir cara a cara para aumentar su deseo y el mío propio mientras mi amante se regodea visualmente? ¿Me atrevo a hacerlo?¿ Qué cojones me frena?

Llevo años usando internet para obtener de otros cibernautas calientes como yo una historia erótica que echarse a la paja de esa noche. Pocos han sido los que sabían jugar sin llegar a la pregunta: ¿Tienes cam?

Si haces siempre lo mismo no llegarás a resultados distintos dice Einstein ( hoy me ha dado por las frasecitas…). ¿Y si aplicamos esta idea a los placeres de alcoba? ¿Has tenido fantasías sobre no saber quién te folla por detrás, sobre el tacto de un desconocido en el metro que te roza sin querer, sobre la voz de algún locutor de radio? Cuantas veces nos hemos decepcionado al ponerle rostro a nuestro objeto de deseo….

Yo tuve una extraña experiencia sensual con un pintor de casi 70 años.Para elegir el color de la zona que iba a trazar, me ponía las manos encima de esa zona. No era lascivo, no tocaba, no manoseaba, solo cerraba los ojos ,apoyaba las manos entre 3 y 10 segundos y volvía a su puesto para seguir dibujando las desvergonzadas posturas que le regalaba.

Siempre he usado el modelaje para liberarme de la cárcel de pudor fingido que tengo que tener en el resto del mundo no artístico. Para mí el arte siempre ha sido la liberación de unos rasgos de mi personalidad algo estigmatizados socialmente.

De nuevo, gracias Diego Jimenez , por ayudarme en el camino de esta aceptación y liberación de mi ser.

Cuando el pintor se me acercaba, yo cerraba los ojos y mi mente me decía: disfruta y siente. Sentía cada poro de su mano, el calor, la suavidad de la yema de los dedos. Mi mente le pedía que se moviera y convirtiera esa presión en una caricia, que nunca llegaba. Ni llegó. Deseaba ser el lienzo y que esas manos dibujaran sobre mí, allí, en esa cama de principios de siglo XX donde su propia madre le había dado a luz; en un ático sórdido y estimulante de la Calle Alberto Aguilera.

Esta experiencia solo la conté una vez y con un extraño sentimiento de culpabilidad retorcida. Estoy encantada de gritarla ahora a viva voz.

En otra ocasión, una mirada sostenida de mas de 20 minutos con el primer fotógrafo con el que trabajé me elevó a un estado erótico bestial en el que los cuerpos no participaron en nada. Uno tendido al lado del otro, los dos fumábamos sin mirar el cigarro, con el calor de los focos y nada más. Solo una mirada que me llevó al cielo de los sentires y de la expresión corporal que luego captó la cámara. Y ahí solo usamos el sentido de la vista, sí. Y eso fue justo lo que lo hizo especial. Eso es sexo? Para mí sí.

Follar con los ojos, follar con las manos, follar con las palabras, follarte a alguien con un buen postre, un buen vino. Estoy sometida al placer. Discípula de Baco y de Manolo Escobar, joder, Viva el vino y las mujeres…

No hay preliminares de nada, porque todo es lo principal.

Mi amigo cambió esa noche los porcentajes de su cama y tuvo uno de ‘ los mejores orgasmos de su vida’ en ese encuentro, dicho tal cual. Ahora digo con orgullo que durante muchos años tuve el placer de permitirme volar y escapar de las redes de lo aprendido y convencional.

Ahora he vuelto, por eso aúllo.

Foto de Portada: Los Amantes. 1928. René Magritte

La juventud de Baco (1884) William-Adolphe Bouguereau

Las bacantes (Βάκχαι) eran mujeres griegas adoradoras del dios Baco. Tanto las matronas como las doncellas subían en procesión a un monte solitario y durante unos días, sin contacto con hombre alguno se lanzaban a un desenfreno de alcoholmisticismo y alucinógenos.

El rito contenía muchos elementos salvajes y arcaicos, como despedazar a pequeños animales vivos y comerlos. Pero también mucho contenido erótico: Eurípides cuenta que pasaban noches enteras bailando desnudas, excitadas en un éxtasis no sólo alcohólico. Se suponía que dichas prácticas fomentaban la fertilidad, y las matronas hacían de sacerdotisas proporcionando alcohol y drogas alucinógenas a las jóvenes. La leyenda afirma que recorrían los bosques insinuándose y lastimando a los hombres que encontraban. La danza de las ménades era el rito central de las ceremonias.

http://despertaresmorir.blogspot.com.es/2007/11/las-que-desvarian.html

Entradas Relacionadas

Leave a Comment