Home Historias de vida Huir hacia lo salvaje es abrazar lo desconocido como el hogar de la libertad.

Huir hacia lo salvaje es abrazar lo desconocido como el hogar de la libertad.

by Mar Marquez
Huir hacia lo salvaje es abrazar lo desconocido como el hogar de la libertad.

Huir hacia lo salvaje es abrazar lo desconocido como el hogar de la libertad.

uh-uh-uh-uh-uh-uhhhh


La primera vez que oí esta canción me puse a llorar desconsoladamente.

Seis años después me sigue pasando lo mismo. Tarareándola en la moto, lloro. También en el asiento del copiloto hacia la ilusión de unas vacaciones,en el metro, cuando se la muestro a alguien o berreandola en mi habitación.

Esta canción en cuestión de segundos toca el punto g de mis más recónditos sentimientos.

Tengo muchas ganas de reflexionar sobre el mensaje de libertad y coraje absolutos que me llega de esta letra. ¿Me acompañas?

Uh-uh-uh-uh-uh-uhhhhh…..Ella fue la primera de sus hermanas en huir, de la casa que la vio nacer, hacia lo salvaje….

Huir hacia lo salvaje, dice Amaral, para mí expresa esa llamada instintiva, divina y monacal del ‘no sé por qué pero me tengo que ir, y me voy alejándome de algo que no quiero’. No tiene por qué ser ‘malo’, solo que no lo quieres.

Ya sólo identificarlo, hacerlo consciente y tangible requiere de mucho esfuerzo y honestidad para con uno mismo. Luego está dar el paso — cógete el coño y hazte la muerta, como decía mi abuela — eso ya es de echarle ovarios al asunto…

Huyes de la casa hacia lo salvaje, dice. ¿No parece una paradoja? ¿Quién huye de lo seguro a lo peligroso? Tanto que ahora se oye eso de ‘salir de la zona de confort’ ¿realmente lo has tenido en mente, sabes identificar esa zona de confort en su propia contradicción? ¿Querrías despertar de Matrix y correr despavorido hasta Sion?

Es para cagarse de miedo, sí. ¿Pero compensa la opción de no hacerlo? Cada uno tendrá su propia opinión. Claramente la mía es no. (O sea, que sí compensa hacerlo…esto de hablar en negativo…)

Yo he salido de mis zonas de confort no sé ya cuántas veces. Y esto me ha hecho ser cada vez más valiente, más empática, más comprensiva, más tolerante, más tranquila, más indulgente, más llena de amor. (No, no me he fumado nada)

Cada día era un regalo, libre de sol a sol. La montaña fue su salvación y entre las piedras, se crió.

Como le digo siempre a mis amigas: No apartéis las piedras del camino. Pisadlas, colocadlas una encima de la otra para llegar más alto.

Se trata de construir no de ignorar, hacia un estado mayor de plenitud. Ni feliz ni infeliz. Plenitud, que para mí es el equilibrio perfecto entre las dos cosas. (La verdad, no me imagino enyonkada de alegría todo el día. Amo mis contradicciones, mis dramaturgias, mis sensaciones de ‘¡oh, dios mío, por qué has sido tan cruel’. Probablemente, fruto de haber sido una niña amada y consentida dentro de la setentera disciplina de mi señor padre. — Véase Cuéntame, capítulos del 1 al infinito).

(Estribillo…luego lo vemos)

No tenéis ni idea, de lo alto que puedo volar. Sentenció con un portazo y no la vieron nunca más. Cada golpe que le dieron era una cuenta atrás. Y ahora corre hacia el bosque, su fortaleza, su nuevo hogar.

La mezcla de disciplina y alma libre me forjó un carácter fuerte que me lleva a la siguiente frase de la canción: ‘No tenéis ni idea de lo alto que puedo volar, sentenció con un portazo, no la vieron nunca más’.

Es un grito. Un mantra que bien repetido llegará a hacerte consciente de tu propia valía y gritarla y sentenciarla con los carpetazos que hagan falta. En tu trabajo, a tus amigas asfixiantes, a tus parejas posesivas, a tus padres hiperprotectores o lo contrario. ¿Dónde estás tú respecto a los que te rodean? ¿ En igualdad de condiciones, como sometido o como opresor? ¿Te encuentras o hace tiempo que no te ves?¿Tú te elegirías como mejor amigo, como pareja, a tí mismo? ¿Muestras u ocultas tu esencia?

A mí no me han vuelto a ver nunca más, pero sólo en el formato en el que me fui de lo que fuere. Nadie tiene el peso sobre mí de no querer volverlo a ver. Creo que me siento muy poderosa en este aspecto. (Frases cargadas de noes, otra vez, con todo su peso)

Y luego habla de correr hacia el bosque: lo considera una fortaleza, asumiendo los riesgos y los temores de ese lugar. Los bosques dan paz pero también están llenos de peligros, llenos de ‘lo desconocido’ y lo renombra con el placentero nombre de hogar….(Amaral, quilla, lo has bordado, viva la madre que te parió…) ¡¡¡Es un canto absoluto a la libertad!!!.

El hogar de los libres está lleno de cosquillas. Las mismas cosquillas que te dan placer, hacen que te cagues,como un cacharrito de feria, pero ¿que hay de malo en sentir un poco de vértigo de vez en cuando?

Estribillo: Y en los árboles se escuchan voces de tiempos remotos, ha elegido caminar…hacia lo salvaje…uh-uh-uh-uh-

No es fácil, tenemos improntado el peso de nuestra educación y tu conciencia te habla desde ese lugar, te hace dudar, una y otra vez: En los árboles se escuchan voces de tiempos remotos.

Pero tu sigues fiel a tí, a tu instinto, a tu llamada: has elegido caminar hacia lo salvaje.

Que no, que no es fácil, y la red de amor familiar que a mí me sostiene seguramente haya garantizado parte de esta valentía en muchos casos, incluso cuando el combate se libraba en el seno de ese primer hogar.

Una amiga desconocida me dijo no hace tanto: Levántate, mírate en el espejo y dite en voz alta mirándote a los ojos qué es lo que realmente quieres. No lo hice. No podía. No tuve el coraje. Elegí echarme a llorar sobre el ordenador, probablemente oyendo a toda pastilla esta canción.

Los que tenemos la suerte de que los dramas de nuestras vidas son no más que el necesitar levantarte y gritar: Yo soy esta. Y quiero dejar de hacer esto que no me agrada, deberíamos sentirnos afortunados en esa pequeña miseria.

Mi niña rebelde eligió caminar hacia lo salvaje con 16 años, cuando empecé a trazar el plan de cómo sacar sobresaliente en todo y elegir la ciudad que yo quisiera para estudiar la uni. También sacudió los alfileres de varias bonitas relaciones amorosas, que le causaron mucho mucho dolor. Recientemente le ha dado una patada en los huevos al grupo Inditex , cabalga sin montura y es acróbata sin red. Será por todo esto y más que llevo 6 años empoderándome con lágrimas cada vez que oigo este temazo.

He elegido caminar hacia lo salvaje. ¿Te apuntas?

La diva destroy punk de las letras francesas, escritora de novelas en las que las protagonistas ocupan posiciones tradicionalmente reservadas a los hombres (sangre, sexo y rock-and-roll) y de la controvertida y censurada película Fóllame (2000), nos ofrece un ensayo en primera persona en el que se ataca a los tabúes del feminismo liberal: la violación, la prostitución y la pornografía. 
La transformación de los viejos modelos del género y de la sexualidad está en marcha. Imprescindible y terapéutico.

Entradas Relacionadas

Leave a Comment